sábado, septiembre 26, 2020 3:54 pm
La Gran Familia

Dr. Ravenna: “La grasa destruye el cerebro”

Un estudio divulgado esta semana en Francia que confirma que el exceso de peso agrava el déficit cognitivo y los daños en el cerebro vinculados al Alzheimer, en concordancia con esto el Dr. Máximo Ravenna sostuvo que “la grasa destruye el cerebro.

El trabajo llevado a cabo por el “Instituto Nacional de la Salud y la Investigación Médica” refuerza la idea de que las anomalías metabólicas podrían desempeñar un papel en el desarrollo de la demencia.

“Hay una invasión de tejido adiposo dentro del tejido neuronal que transforma al cerebro en un órgano graso” dijo Ravenna.

Las alteraciones cognitivas observadas son el resultado de dos tipos de lesiones, las “placas” amyloides en el exterior de las neuronas, y la acumulación de proteínas Tau anormales en el interior de las neuronas.

cerebro graso

Al respecto, el especialista también explicó que “todos los estudios neurológicos que se realizaron hasta el momento muestran que en las personas que tienen predisposición al mal de Alzheimer y además padecen obesidad o sobrepeso, se confirmó que el tejido adiposo va reduciendo la proporción entre sustancia gris y sustancia blanca, alterando además la buena conexión entre las neuronas y las células entre sí”.

En sintonía con estas afirmaciones, un estudio realizado por el Dr. Paul Thompson, investigador de la Universidad de California, afirma que la obesidad puede además reducir el tamaño del cerebro en los ancianos, haciéndolos más vulnerables a la demencia.

“Cuando uno habla simbólicamente de lo compulsivo del comer y muestra una adicción por la ingesta es un síntoma claro de que el cerebro ya va en camino a un deterioro importante” sentenció Ravenna.

Acerca de Radio Noticias Web

También mirá!

El CONICET de Mar del Plata investiga la relación de la recuperación del COVID-19 y el uso cannabis

A través de una entrevista, que pueden responder residentes del territorio argentino mayores de 18 años que hayan sido diagnosticados positivos para COVID-19, las investigadoras buscan saber de manera preliminar si existe una correlación entre el tiempo de recuperación de la infección, así como el desarrollo de síntomas de la enfermedad y el consumo de derivados de cannabis.